19 feb. 2010

MÁS DE BOTAS

Ya he vuelto de Holanda y he de confesar que he sufrido o, mejor dicho, han sufrido mis pies. Con casi -10º de temperatura y una sensación térmica de -12º, hay que ir muy bien equipado y, yo, no lo iba. O por lo menos, en lo que a calzado se refiere.

Ya os comentaba antes de irme, en el post anterior, que me había comprado unas botas de agua para sobrevivir a varios días de lluvia (obviamente ni yo ni las previsiónes meteorológicas esperábamos nieve). Pues bien, esta imagen fue tomada en mi primer día de aventura en la nieve con mis inapropiadas botas anti-lluvia:

Aquí mis pies debían estar a una temperatura de unos -5 grados, poco más o menos. Claro, yo no esperaba encontrarme con esta estampa en Holanda:

Así que el segundo día, con mis pies ya morados por el frío, no dudé en meterme en un Decathlon que encontré de camino para comprarme lo que fuese, bonito o no, para evitar el frío. Allí encontré mi salvación: unas botas de travesía para terrenos nevados que, aunque no son las más fashion del mundo, sí son muy cómodas y calientes (por dentro están afelpadas). ¡Y por tan sólo 14,95 euros! ¿Qué más podía pedir?

No dudé en ponérmelas al momento y dejar las botas de lluvia para lo que son: para la lluvia cuando es lluvia y no se ha convertido en nieve por las bajas temperaturas.

¡Vaya invierno que llevamos! Para una friolera como yo....interminable. Esperemos que los termómetros empiecen a subir pronto y podamos empezar a quitarnos capas.

--
María
--

2 comentarios:

patricia dijo...

ay pobre¡¡¡¡¡ vaya frio de debiste de pasar menos mal que encontraste las otras botas, que de todas formas no estan mal, un poco brutas en la punta pero por el resto estan muy bien.
http://lamodadepaty.blogspot.com

Puebla Chic dijo...

al parecer no ayudaron mucho... pero si vale la pena comprarse unas, esta muy padres!

Publicar un comentario